Estudios de Ingeniería y de Impacto Ambiental del Tren Maya costarán 2 mil 500 MDP

Titular de FONATUR destacó que los puertos de Calica, Quintana Roo; Progreso, Yucatán y Seybaplaya, Campeche quedarán conectados a través de las vías férreas

Mérida, Yucatán, 13 de julio de 2019 (Yoisi Moguel).- En el proyecto del Tren Maya que impulsa el gobierno federal para el próximo año se requerirán dos mil 500 millones de pesos para para realizar los estudios de ingeniería básica y de impacto ambiental en las zonas donde no existe derecho de vía.

Al presentar a los agentes aduanales de todo el país, los avances del proyecto del Tren Maya, el director nacional del Fondo Nacional de Turismo, Rogelio Jiménez Pons destacó que los puertos de Calica, Quintana Roo; Progreso, Yucatán y Seybaplaya, Campeche quedarán conectados a través de las vías férreas.

En su exposición sostuvo que existen las condiciones ambientales y económicas para concretar el proyecto del Tren Maya que unirá a los cinco estados del sureste mexicano y promoverá el desarrollo de las comunidades de la región.

Existen 730 kilómetros, que corresponde al tramo de Palenque, Chiapas a Valladolid, Yucatán, que ya están libres de ese derecho.

El gobierno federal, señaló, tiene la obligación de entregar los derechos de vía limpios a los concesionarios de la obra ferroviaria.

"Hay mucha invasión, hay mucha gente que tiene muchos años en esos lugares, hay que moverlas correctamente, hacer todos los arreglos necesarios para tener limpio el paso y para que la obra se lleve a cabo", explicó.

Aclaró que el 70 por ciento de los recursos que se necesitan para ese pago saldrán de la recaudación por el Impuesto de no Residentes, que antes se canalizaban a la promoción turística de México.

 Para la construcción del Tren Maya, subrayó, se tiene el interés de 60 grupos de empresas mexicanas y extranjeras de participar en la licitación de la obra de ingeniería del proyecto ferroviario, así como de instituciones bancarias que serán las financiadoras de las firmas que desarrollarán la obra.

El plan, indicó, prevé la construcción de siete tramos de vía, cada una conformará un paquete integral que será licitado, desarrollado por un grupo empresarial y tendrá su propio financiamiento.

El respaldo económico, para la ejecución de la obra, a los constructores saldrá de instituciones bancarias interesadas en ser las financiadoras como Banobras, Banorte, Santander, BBV Bancomer, entre otras, entre otras.

En su participación en el Congreso Nacional de la Confederación de Asociaciones de Agentes Aduanales de la República Mexicana, el funcionario federal resaltó que el proyecto prevé la creación de centro de acopios y de refrigeración en las comunidades por donde pasará el tren.

También se desarrollarán centros de abasto que permitirán la venta y distribución de productos locales, que ayudarán a impulsarán el crecimiento económico de las poblaciones de los estados que se unirán por medio del ferrocarril, anotó.

Incluso, dijo, en el caso de Tabasco y Chiapas se promoverá la producción agroindustrial y orgánica que podrá surtir a la demanda que se tiene en la Riviera Maya.

En Quintana Roo, precisó, donde se planea contar con cinco terminales, en Chetumal se generará un Centro Logísticos y en las ciudades por donde pasará el tren se prevé crear nodos de comunicación.

Aseguró que las oficinas centrales del Tren Maya estarán en los terrenos que albergaron la estación central de ferrocarriles de Mérida, donde también habrá una estación y un parque.

Proyecto local

Sobre el plan de conectar al aeropuerto de internacional de Mérida con el ferrocarril y reubicar la terminal aérea Jiménez Pons aclaró que fue una propuesta del gobierno estatal que no está prevista en el proyecto que impulsa el gobierno federal.

La reubicación de la terminal aérea fue una iniciativa de empresarios yucatecos y dependerá de ellos y del gobernador que se realice, porque es un proyecto que involucra directamente a la iniciativa privada”, asentó.