PRESENTAN EN LA UNAM AVANCES DEL OBSERVATORIO NACIONAL PARA LA IGUALDAD DE GÉNERO EN INSTITUCIONES DE EDUCACIÓN SUPERIOR

Participaron 40 casas de estudio que proporcionaron información de 53 variables 

El rector de la UNAM, Enrique Graue, resaltó el compromiso de las universidades en la formación de nuevas ciudadanías

Ciudad de México, 29 de noviembre de 2018.- En la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se presentaron los resultados de la primera medición del Observatorio Nacional para la Igualdad de Género en las Instituciones de Educación Superior, herramienta para identificar el avance en las políticas y acciones con perspectiva de género, y en el que participaron 40 casas de estudios.

Es un paso fundamental porque marca recomendaciones específicas que sirven como hoja de ruta para seguir avanzando.

El Observatorio analiza 53 variables en ocho ejes: legislación con perspectiva de género, corresponsabilidad familiar, estadísticas y diagnósticos con enfoque de género, lenguaje incluyente y no sexista, sensibilización de género, investigaciones y estudios de género, violencia de género, e igualdad de oportunidades.

“Todas las instituciones tienen algún avance en uno o más ejes. Estamos iniciando un camino y esperemos que pronto este promedio nacional suba”, expuso Ana Buquet, directora del Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG) de la UNAM.

Las instituciones, prosiguió, han creado órganos para avanzar en la legislación en la materia; muchas de ellas ya emiten títulos académicos en femenino para las mujeres; más de la mitad tiene entidades especializadas en estudios de género e imparte asignaturas con perspectivas de género, y casi la mitad tiene instrumentos específicos para atender los casos de violencia.

Sin embargo, dijo, se requiere avanzar más en igualdad de oportunidades, pues las mujeres representan menos del 40 por ciento en los espacios de toma de decisiones.

“La igualdad de género es positiva y tiene beneficios: contribuye a la excelencia académica y científica, a aprovechar al máximo el talento y los recursos invertidos en la alta especialización de muchas mujeres; y definitivamente, mejora los ambientes institucionales”, aseveró.

El Observatorio es coordinado por el CIEG de la UNAM, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) y la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM). En tanto, la Oficina de ONU-Mujeres fungió como entidad asesora.

En la Unidad de Seminarios “Doctor Ignacio Chávez”, el rector Enrique Graue resaltó el compromiso de esta casa de estudios para impulsar la igualdad de género. Muestra de ello es que hace dos años se adhirió a los principios de ONU Mujeres y a su plataforma “He for She”, además se creó el Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género.

“Las universidades formamos nuevas generaciones, somos semillero de nuevas ciudadanías e instituciones en las que confían los mexicanos”, afirmó, y subrayar que las 40 instituciones participantes en el Observatorio atienden a cerca de dos millones de alumnos.

En su oportunidad, Belén Sanz Luque, representante de ONU Mujeres en México, indicó que el Observatorio es un paso fundamental, pues marca recomendaciones específicas en los ocho ejes que lo componen, mismas que sirven como hoja de ruta para seguir avanzando.

En México, agregó, se ha incrementado el acceso a la educación superior con paridad, pues de los 3.7 millones de estudiantes matriculados, el 49.5 por ciento son mujeres. Sin embargo, ellas siguen dominando las áreas de educación, salud, bienestar, arte, ciencias sociales y humanidades, y están poco representadas en la ciencia y las ingenierías, así como en la investigación.

Además, deben enfrentar discriminación basada en género y violencia de género que afecta su aprovechamiento escolar. Y aunque son las que más se titulan, sólo 43 por ciento participa en el mercado laboral formal. “Todavía tenemos no sólo techos de cristal, sino suelos pegajosos”.

La secretaria Ejecutiva del Instituto Nacional de las Mujeres, Marcela Eternod, consideró que este observatorio permite ver las áreas en las que se requieren focalizar acciones para erradicar la discriminación, la violencia, prevenir el acoso y el hostigamiento, a fin de alcanzar una igualdad sustantiva. “Nuestra meta es la igualdad, la civilidad, la inclusión. No queremos más, pero no nos vamos a conformar con menos”.

El secretario general ejecutivo de la ANUIES, Jaime Valls, celebró la creación del Observatorio y sus primeros resultados, ejemplo de un esfuerzo colegiado para contar con información que permita conocer con objetividad el avance en la equidad de género.

De igual forma, el ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, subrayó que los resultados ayudarán a encaminar acciones para erradicar la violencia de género. Indicó que no basta con que se emitan normas, sino que éstas deben traducirse en políticas públicas que cuenten con presupuestos.