CELULARES,

  • LUZ LED DE CELULARES Y DISPOSITIVOS ELECTRÓNICOS DURANTE LA NOCHE PROMUEVE ENFERMEDADES METABÓLICAS

    • La luz azul tiene una longitud de onda que incide en las neuronas del núcleo supraquiasmático, que regula el reloj central circadiano, explicó Lorena Aguilar, del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM

    • Se aconseja apagarlos dos horas antes de dormir para permitir la secreción de melatonina

    Ciudad de México, 6 de julio de 2017.- Somos lo que comemos, pero no sólo eso, sino cuándo lo comemos. Por las condiciones actuales de la sociedad, las actividades destinadas para el día se han extendido hasta la noche, por lo que existe un mayor riesgo de contraer problemas metabólicos porque los relojes circadianos se desincronizan a diario, expuso Lorena Aguilar Arnal, del Departamento de Biología Celular y Fisiología del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) de la UNAM.

    Mayoritariamente, la población joven desincroniza su reloj circadiano por la exposición crónica a la luz azul, es decir, de los leds, utilizada principalmente en móviles, tabletas y ordenadores. Esto, explicó, se agudiza en horarios críticos como la noche, pues dicha luz incide en las neuronas del núcleo supraquiasmático y termina por “desincronizar” el reloj.

  • USO PROLONGADO DE CELULARES PARA ENVIAR MENSAJES O JUGAR, ASOCIADO A LESIONES OSTEOMUSCULARES

    • Las que han ganado terreno son la tendinitis de Quervain y el test neck o dolor de cuello por textear, que pueden ser sumamente incapacitantes: Mauricio Ravelo Izquierdo, de la ENES León de la UNAM 
    • Debido a que cada vez es más extendido el uso de celulares, se espera que en los próximos años se agraven estas lesiones, alertó
    • Pueden evitarse si se usa con prudencia el celular: por periodos no mayores a 30 minutos, y dejarlo de lado al menos una hora y media para que descansen la mano y el cuello

    Ciudad de México, 11 de febrero de 2019.- En la actualidad, el uso prolongado de celulares, principalmente para enviar mensajes o jugar, se asocia a lesiones osteomusculares, que podrían agravarse debido al uso cada vez más extendido de estos dispositivos.

    Las que han ganado terreno son la tendinitis de Quervain y el test neck o dolor de cuello por textear, que debido al malestar e inflamación que causan pueden ser sumamente incapacitantes, advirtió Mauricio Ravelo Izquierdo, académico de la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) León de la UNAM.

    Estos padecimientos van en aumento por el uso creciente de teléfonos inteligentes; su primer síntoma es dolor leve, que de no atenderse puede volverse intenso, al punto de inmovilizar el área inflamada y provocar un aumento de temperatura y cambio de coloración por la inflamación, explicó.