ACOSO SEXUAL,

  • LA LUCHA CONTRA EL ACOSO SEXUAL DEBE DARSE SIN PURITANISMOS NI VICTIMISMOS

    • El contexto sociocultural es determinante para analizar cada caso de acoso sexual, laboral o salarial, resaltó Sara Sefchovich, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM 
    • No necesitamos ser víctimas inocentes para que se reconozcan las agresiones que sufrimos, expuso Lucía Núñez, del Centro de Investigaciones y Estudios de Género

    Ciudad de México, 20 de enero de 2018.- El movimiento #MeToo abre la oportunidad de luchar contra prácticas de poder como el acoso sexual, pero sin volver al puritanismo ni caer en el victimismo, la acusación o los fundamentalismos; además, permite retomar el asunto a nivel de leyes y protocolos, y tratar de homologar las distintas definiciones, señalaron académicas y activistas feministas en la UNAM.

    En el conversatorio “Acoso Sexual: del silencio al estruendo. Dilemas actuales”, efectuado en el Instituto de Investigaciones Sociales, su organizadora, Sara Sefchovich, resaltó que lo que más se debe entender al momento de analizar los acosos sexual, laboral o salarial, es la situación social, “porque en cada cultura se maneja de modo diferente y no hay una solución que sea universal. Si queremos hacer algo al respecto en el país, ésta es la realidad de la que debemos partir”.